Quevedo...

28.07.2013 11:57

Quevedo ya camina, anda por los escenarios diciendo verdades que no se pueden ocultar y dejándose la piel en cada uno de ellos. Las luces del escenario empequeñecen al actor, pero la palabra, esa arma inmortal, hace que las gentes sientan lo que él siente y aplaudan sus palabras valientes y descarnadas. El petirrojo le espera fuera en un árbol, para acompañarle de vuelta a su casa, mientras la ciudad se llena de bullicio o de silencio.