poema X

22.01.2018 18:17

Canta el cobarde cantor,
por no ser muy castigado,
sin saber que su pecado,
es por traidor, no ladrón.

Nace cabrito el cabrón
y con el paso del tiempo
deja el rebaño incierto,
y cambia de profesión.

Deja el robo, el vilipendio,
por la traición desmedida,
sin saber que sus mentiras,
son parte de la función.

No encerrarán al ladrón,
al jefe de la camada,
como no se castigó,
a la X despejada.

Matan, roban, asesinan,
dando propinas a mares,
haciendo de los lugares,
prostíbulos de alegría,
cuando fueron concebidos
para la música viva.

¡Es tanta la corrupción,
en esta España mía!
que huele toda a podrida
del palacio al barracón. 

Esto no es una canción,
tampoco una poesía,
es una verdad tan grande,
que algunos llaman mentira.
Moncho Borrajo.