Poema a un mamón

02.02.2015 22:19

 

A quien manipuló mi carta a Pablo Iglesias.

Una carta he escrito
salida del corazón
opinando que don Pablo,
no es de mi misma opinión.

Que no me gusta su cara
ni su forma de pensar
que el comunismo ha pasado,
y no lo queremos más.

Que su imagen me recuerda,
otros tiempos y pensares,
que no me gusta sus formas
cuando está en los altares.

Un mamón, hijo de perra
sin conciencia y muy ladino
copió mi carta el muy cerdo
cambiandole el tono mío.

Desde trilero a pele
pasando por mil maldades
corrige el cabrón mi carta
para provocar ruindades.

Hijo de perra cabrón 
de que partido serás.
que no aguantas la verdad,
escrita de corazón.

Que Dios te corte las manos 
y te anule tu cerebro,
que es más de hiena que perro.
por lo que tu has tramado.

No conseguirás mamón 
que se pierda mi respeto,
ni que salgan de mi boca,
frases que no han sido cierto.

Hijo de rata del lodo
y del cabrón infernal
que todo te salga mal
como esto te ha salido.

Por que aún tengo amigos 
que me saben defender,
y otros que no han de creer
que tal cosa yo he escrito.

En este verso maldigo
tu raza y tu dinastía,
que mueras entre estertores
de tu lepra promovida.

Disculpas pido a quienes
esa carta ofendió,
porque no la escrito yo
si no un infame asesino

Que utiliza mis palabras 
para darle otro destino.

Termino pidiendo a Dios
que en la justicia no creo,
Que te comas tus palabras
conjuntas con tu veneno.

Que pena que los cobardes 
no den la cara jamás,
con gusto la partiría
una vez y otra más,

Para que aprendas cobarde 
que hay gente en esta tierra,
que habla mirando al frente,
y no chupando entrepiernas.

Este maricón que lo es,
te reta ¡so hijo de perra!
a que des un día la cara
por cubrírtela de mierda.

No me toques los cojones,
que si te busco y te encuentro
mejor estarías muerto,
que en manos de quien escribe.

¡Que Dios de eso me libre!
pero a la carcel iría,
con tal de tapar la boca
de tan grande porquería.

Quién te pagó por hacerlo,
no conoce mi valía,
¡antes muerto que callado!
pero nunca de rodillas.

moncho borrajo

 
Me gusta ·  ·