poema 100

04.01.2014 18:07

 

Ladrón que robas un euro sin factura,
y cobras el paro de nuestra poca sangre,
¿Quien eres tú, para decirle al grande,
que roba mucho más en las alturas,
que te engaña jugando a las cartas,
si en la manga tu llevas las tuyas?

Harto estoy de Rinconete y Cortadillo,
de la España del Buscón, y la alcahueta,
de un pueblo que solo aprende las letras,
de las canciones que le imponen los caudillos.

Me cansa y me ofende la ignominia
de aquellos que se erigen en profetas,
y nunca dan un paso sin cobrarlo,
aunque sea en peculiares letras.

Masa que brama como posesos mal drogados,
ante el gol de un delantero centro,
olvidándose del hambre que hay dentro,
en las casas de millones de ahogados.

No quiero defenderte, no me vales,
tan solo pides,pero no luchas nada,
me exiges que defienda tus derechos,
y te quedas como puta, sola en cama.

España de botijo y pandereta,
de toros, romerías y sardana,
si quieres tus derechos, sal y lucha,
a mi ya no me da la gana.

No quiero ser el tonto de la feria,
al que todos le dan en la cara,
y cuando viene otro tonto de afuera,
le condecoran como grande de España.