poema 0

03.02.2014 13:23

 

Si quieres que te perdone,pídele al cielo perdón,
yo no puedo darte más, después de esta traición.
Seguro que en tu entierro veré a más como yo,
nadie llorará por ti, serás mierda en un montón.
¡Maldita sea la hora en que tu madre parió
un ser con tanta indecencia, sin nada de corazón!
Se feliz con lo que robas y ¡Ahorra por favor!,
que tendrás que pagar mucho para que te den... amor.
Si por cada vez que has puesto cuernos al que dices que amas,
te metieran un palito por donde tu te desarmas,
estarías empalado con una tremenda estaca,
como hacen con los cerdos el día de la matanza.
Cada mentira que cuentas en un dardo envenenado,
que se clavará en tu cuerpo cuando respires caballo.
Si quieres que te perdone, pídele al cielo perdón,
pero pídelo con tiempo, porque para ti no hay Dios.
Foto: Si quieres que te perdone,pídele al cielo perdón,
yo no puedo darte más, después de esta traición.
Seguro que en tu entierro veré a más como yo,
nadie llorará por ti, serás mierda en un montón.
¡Maldita sea la hora en que tu madre parió
un ser con tanta indecencia, sin nada de corazón!
Se feliz con lo que robas y ¡Ahorra por favor!,
que tendrás que pagar mucho para que te den... amor.
Si por cada vez que has puesto cuernos al que dices que amas,
te metieran un palito por donde tu te desarmas,
estarías empalado con una tremenda estaca,
como hacen con los cerdos el día de la matanza.
Cada mentira que cuentas en un dardo envenenado,
que se clavará en tu cuerpo cuando respires caballo.
Si quieres que te perdone, pídele al cielo perdón,
pero pídelo con tiempo, porque para ti no hay Dios.