No es fácil

08.02.2013 08:34

No es fácil acostumbrarse a estar a solas con uno mismo, pero parece que con los años uno se va adaptando a estar en soledad, sin despreciar la compañía de los demás, haciendo de cada instante un momento de diálogo interno que le lleva a uno por caminos insospechados. Ultimamente viajo más en tren que en avión, y parece que le he encontrado ese punto de intimidad que nunca había entendido antes. Parece como si el paisaje estuviera puesto para ti, y sin darte cuenta te conviertes en el gran observador de las cosas. Todo ese tiempo de silencio me está haciendo mucho bien, porque el bagón del tren se convierte en la cueva del anacoreta, el árbol del budista, o el desierto del Profeta. Esta capacidad de aislarse en cualquier lugar, no se aprende cuando uno quiere, al menos en lo que a mi se refiere, sino que ha sido algo que ha ido creciendo en mi sin apenas darme cuenta de ello. Se que queda mucho camino, más de lo que creo, pero no está mal acostumbrarse a estar con uno mismo sin enfadarse ni reprocharse nada que no sea asumido. Hoy tomaré el tren para Alicante y de nuevo espero sentir esa sensación de aislamiento que me sosiega.