Madre

01.05.2016 20:52

Madre.
Sentado en el regazo de los vientos,
aún recuerdo tu cálida caricia,
mirándome con ojos de ternura
y regalándome en silencio una sonrisa.

 

En la distancia más cercana yo te encuentro,
y me quedo en este vacío inmenso

,
sin saber el porqué de todo esto,
si prometiste no abandonarme nunca.

¡la vida! me responden los sesudos,
los dueños de las verdades sempiternas 
y yo me niego a creer en sus verdades,
porque te siento entre caricias tiernas.