Los cuentos

06.02.2013 20:33

Nunca me creí a los reyes de cuento y ahora menos a los que viven del mismo. No es creíble que un muchacho que no tenía nada, pueda llegar a ser la cuarta fortuna de Europa con solo ser heredero de la nada, y protegido por un dictador. Uno se queda atónito cuando ve, sabe, y está al tanto de todo aquello que sin hacer nada, con solo ser rey le han puesto en las manos, y posiblemente con una competencia inmoral y poco legal con las empresas construidas con nombres poco claros, pero parece que una corona hace mucho, aunque sea de plástico y poco consistente. Los castillos cuando son de naipes, tarde o temprano caen, y no hay forma de parar su caída. Los de juguete solo aguanta el ataque de un niño travieso, y los de las princesas Barbie son tan cursis como poco sólidos. En los cuentos los reyes eran benévolos y solo querían lo mejor para su pueblo. Solían tener una hija hermosa y buena o un príncipe guapo y horrado que le heredaría a la muerte de su padre etc. ¡Todo un cuento!Prefiero el Flautista de Hamelin, que hecha a las ratas fuera de su país y las ahoga en el mar. Pero en el fondo todo son cuentos y nada más que cuentos ¡Eso si! Algunos muy bien encuadernados. Y como en los cuentos: Todo parecido con la realidad es pura coincidencia.