las dos Españas.

05.02.2015 20:57

 

Nunca pensé en estos últimos años y después de pasar por el 23F en Valencia y unos cuantos años con El dictador, que volvería a ver a este país otra vez con las dos Españas. Creo, que si es verdad lo de las encuestas, que la que va a pagar el pato va a ser la izquierda de este país. Ciertamente no estaba muy contento con ella porque hubo momentos que más parecieron de derechas que otra cosa, pero uno en su inocencia siempre pensó que volverían a su punto de ebullición, pero demasiada carne jode el puchero. la Derecha no pierde nada, es más, la estamos haciendo más fuerte al ver que se le acerca un enemigo que no conoce y en esos momentos la derecha se hace más fuerte. España es un país burgués, en el concepto primario de la palabra, personas que quieren su coche, su casa y un apartamento si puede ser, y si echan de la fábrica a alguien, pues eso, yo no fui. 
Yo también tengo esperanzas de que esto cambie, pero no con un comunismo radicalizado y autoritario. Cuando escucho decir a dirigentes, que hay que revisar las empresas privadas, la prensa, la televisión, me tiemblan las carnes, porque en mi mente aparecen imágenes, que no quiero recordar. Creo que hay personas que se montan en un barco sin saber donde los quiere llevar el capitán, porque nunca lo dicen hasta que el barco ya está en alta mar y ya no puedes dejarlo, salvo si te arriesgas a morir en el intento. Espero que cada uno vote lo que quiera , eso es la democracia, pero cuidado con las cuentas de colores, y los cristales que brillan, porque no somos indígenas. Yo como buen gallego, desconfío de los que me quieren comprar el cerdo y regalarme un jamón. Podemos cambiar este país, claro que sí, pero no a costa de dejarlo yermo y empezar de cero. Ni siquiera la Revolución Francesa empezó de cero. 
Si yo me presentara a las elecciones, que no lo voy a hacer , seguramente me votarían muchas personas, más de las que se creen algunos, porque yo se hablar, y se contar cuentos, los mejores cuentos, y se decirle a la gente lo que quiere oír, y también como fui joven se como hacer que toda esa fuerza que llevan en le sangre, la dirijan hacia donde yo quiero, porque yo soy en el teatro , un manipulador de sentimientos, y les hago pasar de la risa al llanto, pero es solo eso, en el teatro, sin engañarlos. Al salir de el vuelven a la realidad, pero algunos solo quieren hacer magia y desaparecer luego por la trampilla del escenario, para aparecer en otro lugar, donde ya esté preparado el cultivo para otro número de magia, la incultura, la falta de memoria y la frustración. ¡Cuidado estáis haciendo mas fuerte a la derecha y pensáis que ayudáis a la izquierda!