La noche

03.10.2013 12:02

Y la noche llegó. El silencio se apodera de las calles y dicen que mañana lloverá en Barcelona, entonces todo o nada cambiará. Mañana empieza mi semana y el domingo partiré para Madrid y después para otros lugares de la geografía española con mi Quevedo. Otros acentos, otros idiomas, otras miradas, pero en el fondo personas con necesidad de reír, y entonces me acuerdo del genial Serrat y su Titiritero de feria en feria. Esa ha sido mi vida estos últimos 40 años, un hombre sin cama fija ni almohada propia..Al que casi nadie vio llorar nunca, porque no era lo correcto, los payasos no lloran, solo hacen que lloran.Mágica carreta recorredora de caminos y amiga de la noche. ¡Cuantas veces me acompañó la luna llena! las luces de neón, o las bombillas parecían borrar por unos segundos las tristezas, y la sonrisa del público tapaba con cemento de cariño las rendijas de la soledad del caminante. Hoy no se porqué escribo tanto, quizás estos días de silencio por culpa de internet, hallan acumulado sensaciones en mi que tenía que dejar salir. Si me dejara hoy escribiría un libro de sensaciones, soledades, ansias y amores, pero la noche es corta, y la luna hoy me puesto los cuernos de plata. Siento la necesidad de una caricia sincera y un susurro amigable de poeta trasnochado, pero sincero. Estoy harto de mentiras y palmadas en la espalda con puñales de cobardía. Esta soledad física que no mental , me hace reflexionar sobre este todo y esta nada que es la vida. La de discusiones que he tenido con mi madre y ahora pagaría por tenerla a mi lado. Es entonces cuando la infancia vuelve a mi corazón, recordando tiempos de felicidad humilde, pero felicidad al fin y al cabo. Cada uno de vosotros tiene también una infancia, una juventud, algo positivo, aunque piense que todo es una mierda. Si rebuscamos en nuestro corazón más que en nuestra memoria, encontraremos aquel primer amor de locura casi perniciosa y tonta. Si, no digáis que no fuimos felices, poco o mucho tiempo pero lo fuimos, y como cualquier poeta escribimos un sueño en un papel rayado en rojo. Todos hemos tenido y tendremos una puesta de sol con silencios eternos, todos hemos sentido como se escapaba la noche y el día nos robaba el amor. ¡Frena borrajo! me dice el cerebro, pero el corazón me dice ¡Continúa! hay uno que lo necesita , tu. Recuerdo la luz de la lámpara de mesa cuando estudiaba hasta altas horas de la mañana una lecciones de física que me eran tortuosas, y como mi mano se escapaba para hacer dibujos en un folio cercano. Si fuimos felices, y lo volveremos a ser con todas esas maravillosas pequeñeces que nos hacen iguales y diferentes a la vez. la noche me arropa con su manto de gasa negro, mientras girones de nubes bailan en las torres del barrio gótico de Barcelona. Si, hoy tengo esa sensación de que mi vida merece la pena, como tu la tuya aunque hoy no lo veas así. Amanecerá y volveremos a intentarlo. si el teatro no está lleno, pues bien, habrá que desvivirse por los que dejen un momento sus vidas para venir a verme y escucharme. A todos ellos gracias, y a los que no pueden venir por cosas del dinero, este vómito de corazón nocturno. ¡Buenas noches!