Gabrielillo

28.03.2018 20:37

A lo Gloria Fuertes
Gabrielillo.

En Almería
donde el agua no está fría,
los pececitos nadaban
y Gabriel los contemplaba.
Pero una estrella del cielo
de los peces se celaba,
y no entendía el porqué
Gabriel no la contemplaba.
Gabriel desapareció
en el camino jugando,
que lo esperaban los primos
pero él no fue llegando.
La gente se volvió loca,
para irle encontrando,
y hasta los girasoles,
pierden sus pipas llorando.
Gabrielillo, Gabrielete,
pececillo de la tierra,
cuida mucho de tus padre,
que se han quedado con pena,
y tu los estás mirando
desde el cielo,
en una estrella.

 

Moncho Borrajo