Esa paz...

10.02.2014 05:25

 

Me limpio el cuerpo con el agua de la ducha y dejo que mi mente borre de ella todo aquello que pueda hacerme daño. A nadie le deseo mal, pero parece ser que hay "personas" que no soportan la felicidad ajena. Me siento amenazado por alguien que está cerca de mi, por alguien que ha tenido todo mi cariño en sus manos, y entonces, le pido a los dioses que se apiade de esa persona y le conduzca por el camino de la paz. Pronto marchará el invierno y la primavera tomará su lugar en la naturaleza y en los corazones de las buenas gentes. Sé que desde otra dimensión para mi desconocida, alguien me protege desde hace mucho tiempo, y recibo cuando menos me lo espero, esa fuerza que me hace retomar las cosas con otra mirada y otra actitud ante lo que me suceden. ¡Que pena que algun@s no entiendan mi cariño o mi manera de darme a los demás, pero los bravos y los aplausos de estos días en el teatro, son algo más que eso, un simple reconocimiento por algo bien hecho. El sábado las lágrimas llegaron a mis ojos, al recordar aun amigo que se fue como Alfonsina, en el mar. Su amistad aún perdura en mi, y su recuerdo siempre formará parte de mis días felices, cuando la amistad fue el lazo de unión más fuerte en mi vida. Después una señora me abraza y deja en mis oídos un: ¡No cambie nunca!. la noche lucha con el día por no morir aún, y yo lucho por no dejar que crezca el desánimo en mi corazón, el odio o la envidia, y así poder caminar hacia la luz y no hacia las sombras.¡Feliz semana a todos!