El niño mariposa.

16.10.2014 22:17

Cuando la noche ya echó su manto de oscuridad quisiera despedirme contando una historia muy sencilla. Es la de un niño que un día jugando con los gusanos de seda que tenía en una caja de cartón de zapatos, al ver como salía la mariposa, pidió a los dioses de la Naturaleza, ser como ella. Desde aquel día nadie entendía, porque al jugar por el pasillo extendía los brazos y hacía que volaba. Tenía un cierto efeminamiento, que resultaba atractivo para sus amigos, y les hacían gracia sus bromas y ocurrencias. La vida le hizo con los años un pequeño gusano que peleaba por su libertad, pero no era el tiempo. Sus ojos se fueron haciendo grandes y todo lo veía. una tarde se durmió en un rincón y nadie lo echó en falta. pasaron los años y un día alguien voló por los escenarios de toda España libre como el viento y sin miedo al alfiler que lo pudiera clavar en un expositor. Ayer lo encontré sin darme cuenta mirando el espejo de mi cuarto de baño. me guiñó un ojo y me asusté. ¡Cuantos años me pasé sin reconocerme! pero hoy puedo decir sin temor a engaños que mereció la pena. Si encontráis a una mariposa no la clavéis con un alfiler, puede ser algún amigo o amiga mía, y no se lo merecen. ¡Gracias !