Casta y caspa.

04.01.2017 23:55

Dijo la caspa a la casta:
En tu cabeza yo duermo,
y la casta contestó:
Pero nunca si estoy muerto.

Necesitas mi cabeza
para vivir larga vida.
Una caspa sin cabeza, 
muere enseguida.

Cuidado con las Mareas
dicen que la sal es mala,
y produce mil picores,
si se junta con la caspa.

La casta sigue su ritmo,
en juicios de tristeza,
mientras viajan a Suiza,
por ampliar sus riquezas.

¡Válganme los cielos ! digo,
que pena que en esta tierra,
no publiquen los poetas,
sus versos con lo que piensan.

¡Sálvame Señor del mal!
que en tiempos, quien se quejaba,
aunque lo hiciera en verso,
en la cárcel se atopaba.

Hoy las cárceles están 
repletas del pueblo llano,
que cabezas coronadas 
y banqueros no las hallo.

Don Francisco, amigo Larra 
y gente de pluma larga,
no volváis por estos pagos,
que aquí el que piensa, la paga.