Andalucía

28.02.2019 18:18

Andalucía me raja,
con finos cuchillos verdes,
y me cura las heridas,
con sal blanca,
blanca espera,
de una noche de bodas,
en Granada y en sus cuevas.
Andalucía me alivia,
con agua de las marismas,
Sí, las mismas,
que en Doñana quitan sed,
a peregrinos de islas.
Andalucía dibuja
con escuadra y cartabón
las líneas que los olivos,
hacen en su corazón. 
Andalucía me huele
a romero y hierbabuena,
a sábanas de hilo fino,
y amores de primavera.

Andalucía no puede 
definirse en un poema,
¡Que pena!
moncho borrajo.